Agustín Etchebarne: “Justicia argentina funcionará cuando investigue a Gobierno actuales”

El director General de la Fundación Libertad y Progreso de Argentina, Agustín Etchebarne, habla con entusiasmo y propiedad de los temas del momento, en medio del profundo cambio económico y político que atraviesa el país.

Conocimientos no le faltan para analizar la realidad nacional: es economista especializado en Desarrollo Económico, Comercialización Estratégica y Mercados Internacionales. Ejerce la docencia universitaria y es miembro de la Red Liberal de América Latina (Relial) y del Instituto de Ética y Economía Política de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas.

Fue presidente y fundador de Ciudadanos por el Cambio, director Ejecutivo de Democracia Directa y fundador y director de Foro Republicano.

En conversación, muestra cuál es su evaluación de las medidas implementadas hasta ahora por el Gobierno de Mauricio Macri y sus propuestas para hacer cambios estructurales de cara al futuro inmediato.

El Gobierno anunció el aumento de tarifas de servicios públicos. La ciudadanía se quejó porque los aumentos llegaron juntos, pero el Gobierno señala que era absolutamente necesario. ¿Cómo lo evalúa?

La situación en Argentina es complicada porque la herencia que recibió este Gobierno es muy dura. Partimos de un déficit fiscal del 7, 1% del PIB y una inflación que es la más alta de América, salvo la de Venezuela. El Gobierno sabía que esta situación existía, pero se encontró que era peor de lo que pensaba por el descalabro que tiene el sector público. La estrategia del Gobierno es hacer un ajuste: pero gradual, suave, a lo largo de cuatro años, no pretende reducir el déficit fiscal de inmediato, en ese contexto se hizo el ajuste.

Argentina tenía una inflación del 26% anual, pero encima estaba reprimida por un tipo de cambio congelado, y las tarifas, sobre todo las de la ciudad de Buenos Aires y su conurbano, que también habían estado creciendo mucho menos que la inflación, eran muy baratas y no cubrían los costos de la electricidad, del gas, del transporte. En realidad lo que está haciendo es retirando los subsidios a la ciudad de Buenos Aires y al conurbano bonaerense.

Ahora la gran pregunta es cómo sigue la película, y cómo se logra finalmente frenar la inflación. Esto va a requerir bastante tiempo y nosotros pensamos que este año termina cerca del 30%, que es más de lo que el Gobierno está diciendo.

¿Con el aumento de tarifas ya no será posible cumplir con la meta de inflación que el Gobierno se propuso?

El aumento de tarifas es un aumento inflacionario por única vez, por lo cual es un aumento inflacionario de precios relativo que por supuesto genera un impacto inicial; pero después podría significar una mejora en la inflación de largo plazo, si se reduce el déficit fiscal.

El Gobierno ha hecho muchas cosas para disminuir el impacto en los más pobres, hay 2,8 millones de personas que podrían aplicar a tarifas diferenciales más bajas; también está aumentando la asignación universal por hijo, que es un subsidio del Gobierno a las familias más pobres. Todos estos costos hacen que la reducción del déficit fiscal sea más moderada, estimamos que la reducción sea de un punto nada más, por eso creo que no será tan rápida la reducción de la inflación.

Hay dos reformas que me parecen muy importantes, que son la reforma del Estado para hacerlo más eficiente; la otra es la reforma impositiva

El año que viene y los siguientes tendríamos que ver una caída más drástica de la inflación, tendríamos que ver que llegue hasta un 15%, para alcanzar un dígito hacia el final del Gobierno de Macri.

En Argentina no hay antecedentes de éxitos en los planes graduales. Lo más difícil de la economía es la política.  La gente cuando aumentas el gasto público y das planes sociales está siempre muy contenta; el problema es cuando tienes un déficit fiscal muy grande y tienes que ajustar.

Lo que hemos visto hasta ahora es que el Gobierno logró, a pesar de tener minoría en ambas Cámaras del Congreso, sacar leyes muy importantes como la que nos permite hacer el acuerdo con los holdouts. Esto nos llena de optimismo porque nos está mostrando de alguna manera que hay una nueva generación de políticos, que aunque haya que tomar ciertas decisiones que no sean muy políticas, son necesarias para lograr un nivel de inversión en Argentina.

Usted menciona que Macri está aplicando ajustes graduales, hasta ahora con éxito ¿si lo hubiese hecho  de otra forma cómo sería la situación del país?

Mi opinión es que es preferible hacer un ajuste aunque sea más doloroso, pero más rápido, porque eso te asegura mayor éxito. Por su puesto resguardando a los sectores más pobres o que tienen menores ingresos. Incluso, yo creo que el ajuste de tarifas no ha sido tan alto como debería porque todavía en algunos sectores no cubre los costos.

¿Cual es el paso siguiente en la economía Argentina tomando en cuenta lo que ha hecho Macri hasta ahora?

Yo creo que lo que hace falta, y eso requiere acuerdos de distintos partidos, es que se hagan reformas estructurales que son muy relevantes. Por ejemplo, reformas de flexibilización laboral, todo lo que permita reducir el costo laboral para poder aumentar el empleo.

Hay dos reformas que me parecen muy importantes, que son la reforma del Estado para hacerlo más eficiente; y la otra es la reforma impositiva.

Nosotros proponemos una reforma para el Consejo de la Magistratura para hacerlo más independiente y menos politizado. Estamos promoviendo también una “Ley del arrepentido” que el Gobierno la va a proponer al Congreso y la recuperación de los activos públicos, que son importantes, porque atacan la corrupción.

Si uno logra reducir la corrupción y mejorar la seguridad jurídica eso también es una forma de atraer inversiones.

Vienen días decisivos para cerrar el acuerdo con los holdouts ¿Como evalúa la actuación del Gobierno con los fondos buitre?

Argentina estuvo 15 años en default con personas que nos prestaron dinero, esto implicó que pagáramos tasas de interés tres veces más altas que nuestros vecinos, Chile y Uruguay.

La gente se olvida que cuando el Gobierno nacional esta en default, el sector privado también paga altas tasas de interés, tanto para hacer inversiones, como para los que quieren comprar una casa, una heladera (nevera) o un auto. Todo lo que es crédito en Argentina tuvo altas tasas de interés y ahora sale una oportunidad de volver al mercado de capitales (…) En adelante el riesgo mas grande que queda en Argentina es que volvamos a tomar demasiada deuda  y no ajustemos el déficit fiscal.

Los últimos días hemos visto las detenciones de funcionarios y empresarios ligados al kirchnerismo.  ¿Cree que estos hechos ayudan a mejorar la imagen del Gobierno, o es la de la justicia argentina la que sale favorecida?

Lo que está pasando esta semana es justamente una demostración de cómo no funciona la justicia, porque en realidad todas estas investigaciones llevan muchos años. Mientras estaba la presidenta Kirchner no avanzaban las investigaciones contra los funcionarios de su Gobierno o empresarios amigos. Ahora con el cambio de Gobierno empieza a reaccionar la justicia, pero eso no es un indicador de que la justicia funcione bien.

El indicador de que la justicia funciona bien es cuando se anima a investigar casos del Gobierno actual. En ese sentido, creo que hay una reacción de la ciudadanía muy buena en el sentido de estar muy atentos, no solo a lo que pasó en el Gobierno anterior, sino a posibles causas del Gobierno actual.

¿Qué opina de la imputación de Macri por el caso de las filtraciones del #PanamaPapers?

Yo creo que es positivo, y me parece que están buenas las alertas sobre esta gestión. Lo que a nosotros más nos importa son las instituciones, son los cambios estructurales, son las nuevas leyes  que permitan la mejoría en la justicia para el largo plazo. Creo que finalmente hay aun clamor de la ciudadanía, no tanto para que las personas vayan presas por haber cometido delitos, sino  para recuperar dineros como ocurrió en Brasil.

PanAm Post

Deja un comentario