Reseña de “Prolegómenos al libro “Carne” (Kitty Sanders) por Natalia Lara López

Hay mundos que permanecen en silencio y oscuridad. Alejados del mundo, de la sociedad y el sistema. Se mantienen de esta forma hasta que una persona valiente se atreve a descubrirlos y explorarlos. ¿Existen aquellas personas? Claro que lo hacen, hay cientos de personas que intentan encender aquellos mundos oscuros y ayudar a las personas que viven en ellos, poder darles la esperanza de que existe salida de aquellos tenebrosos lugares. Podría mencionar diversos personajes, pero hay uno que sobresale por sobre cualquier otro, Kitty Sanders, periodista rusa que vivió la experiencia en un mundo donde el cuerpo es la moneda de cambio.

“Prolegómenos el libro Carne”, es la preparación para “Carne”, un libro de más de 800 páginas que mostrará, en papel, los 8 años que pasó viviendo en el oscuro mundo de los clubes nocturnos y la prostitución. Este libro es una obra prima por sí misma, la cual de forma clara y directa muestra lo que pocos pueden digerir y mostrar, como las personas son cambiadas como monedas, donde vender el cuerpo no pasa por una decisión personal, sino que del proxeneta de turno, donde te quitan lo más preciado del mundo… la libertad personal, esa con la que naces y esperas morir. Deberías ser capaz de decidir con quién trabajar o con quien no. Deberías ser capaz de vivir sin estar en cautiverio.

Cuando conocí a Kitty jamás pensé que podría repercutir tanto en mi vida. Cuando me habló de su investigación no hice más que asombrarme y aceptar que era una total ignorante en un tema que estaba ahí mismo frente a cualquier persona, la prostitución y trata de blancas. Ella me entregó su conocimiento, me enseñó pero por sobre todo me abrió los ojos de lo peligroso que era aquel oscuro lugar.

¿Mi consejo? Léanlo con una mente abierta y prepárense para aprender, pero por sobre todo, prepárense para abrirle la puerta a un mundo desconocido y cruel, un mundo de carne…

Nada detuvo a Kitty ayer, nada podrá detenerla hoy.

Natalia Lara López

Deja un comentario