Sergio Bergman: “Cristina no tiene ni acuerdos ni principios, ella tiene intereses”

Entrevista a rabino Sergio Bergman, diputado de la nación por la ciudad de Buenos Aires, por el PRO.

– Nos conocimos en la calle en una acción por Venezuela, por eso me interesa tu opinión sobre Venezuela, escasez de productos, asesinatos, encarcelamiento de los opositores etc.

– Chávez se murió de cáncer pero Venezuela tiene un cáncer que es el chavismo que no murió. Esto de alguna forma marca un tiempo de Latinoamérica que empieza a cambiar. Son las demagogias populistas que le generaron tanto daño a la gente que menos tiene. Perdiendo una gran oportunidad que son los recursos naturales que tienen estos paises malversados por dictadores y tiranos que no respetan la ley y abusan de los que menos tienen. Desarman por los votos que tienen al comenzar, a las repúblicas que tienen que gobernar. Entonces cambian la república por demagogia populista y generan este desastre que hay en Venezuela donde no se respetan los derechos humanos ni la ley, ni la vida. En Venezuela ya no es tan problemático que la moneda no tenga valor sino que ahora tampoco tiene valor la vida. Y lamentablemente esto genera sufrimiento, persecución y opresión. Estamos esperando que el 6 de diciembre haya garantía para que el pueblo venezolano pueda liberarse de esta opresión de Maduro, que es una versión burda de lo que fue Chávez. Y que puedan elegir libremente como volver a la libertad y volver a ser una democracia republicana que es lo que se merece Venezuela.

– ¿No te parece que hay una ola de protestas en America Latina, por ejemplo en Ecuador, Brasil tambien con Dilma?
–Sí, también pasa con Evo Morales. Todos los populismos van a tener que migrar a otras formas de gobierno más evolucionadas. La humanidad no siempre va para adelante. Esto es ir todo por atrás.

– Podés aclarar algo sobre la comunidad judía en Argentina. ¿Hay algún problema, conflictos?
–La comunidad judía en la Argentina está integrada a la sociedad argenina. No es un mérito de la comunidad sino que es parte de la historia Argentina. La identidad argentina se conformó con muchas culturas, tradiciones y religiones por el proceso de inmigración.
Si hay una comunidad que hay que defender en la Argentina es a la comunidad de los nativos, los aborígenes, los que vivían aquí, que fueron diezmados con la conquista, aunque la integración en la sociedad argentina es muy buena. Pero Argentina tiene en su historia grandes contradicciones: le ofreció una tierra de prosperidad, de paz y trabajo a nuestros abuelos inmigrantes, pero también refugió a los nazis. Perón en la 1ª. presidencia pactó con los nazis otorgarles refugio y protección. Es un país donde ocurrieron dos atentados terribles. En el 92 y el 94, y Argentina permitió que el terrorismo financiado y perpetrado por Irán pueda trabajar impune en nuestro país y todavía después de tantos años no hay justicia.
Todo esto agravado por el régimen kirchnerista que ahora se llama cristinista, que tomó la decisión de pactar con los iraníes para encubrirlos, hacer negocios con ellos, y traicionar a los muertos de la AMIA a la comunidad judía y a la sociedad argentina, fundamentalmente también en la figura de un canciller que siendo miembro de la comunidad judía nos traicionó.

– Argentina tiene la comunidad judía más grande en América Latina, y también tiene una comunidad de palestinos muy grande. ¿Hay algún conflicto entre ellas?
– No, porque lamentablemente, los kirchneristas están más radicalizados que los referentes palestinos en la Argentina. Porque los kirchneristas toman todos los extremos para dividir y combatir. Y los referentes palestinos en Argentina, quieren algo que a mí me parece razonable y justo, y que también los referentes de la comunidad judía lo planteamos y eso es que haya paz, que haya 2 estados independientes con el reconocimiento nacional de ambos pueblos que convivan en la misma tierra. Yo no percibo odio entre los palestinos que viven en la Argentina. Percibo sufrimiento, dolor y la búsqueda de una solución. En cambio en los kirchneristas percibo mucho odio. Cualquier causa que puedan tomar para odiar, hay muchos de ellos que la suscriben, por ejemplo, D’Elía que es un referente del odio, no de un partido político.

– Muy interesante la reacción por la muerte de Alberto Nisman.
– La justicia tiene que contestar quién lo mató. Yo no tengo ninguna duda de que lo mataron. El gobierno tiene responsabilidad política, porque no lo cuidó, no lo protegió. Además fue el gobierno el que fue acusado por Nisman. Entonces, el gobierno tiene que dar explicaciones.
Creo que las primeras reacciones por lo de Nisman fueron de la comunidad judía. Eso no está bien, porque tiene que surgir de la sociedad argentina. Despues al mes, si – una manifestacion masiva (“Marcha del Silencio”).
Todo lo que el gobierno intentó hacer, como mostrarlo como una persona no seria, o financiado por los fondos buitres, eso la gente no lo tomó en serio.

– ¿Podrías hablarnos de las relaciones internacionales entre Argentina e Israel?
– No hay malas relaciones porque Israel tiene mucha paciencia con Argentina. Sabe que este gobierno va a terminar. Israel además sabe que Argentina con este régimen no tiene ninguna política seria a nivel internacional porque es todo improvisación. Falta de planificación, todo poco serio. No nos toma en serio, ni siquiera para enojarse. Entonces las relaciones son serias a la espera del cambio de gobierno.
Ahora Argentina decidió estar aislada del resto del mundo y eligió ser socia de los peores: Venezuela en Latinoamérica y en el mundo estamos con Rusia donde Putin es un tirano, y con China. Entonces, acá se habla de progresismo y derechos humanos y somos socios de las tiranías donde no se respetan derechos humanos.

– En esta última década Cristina Kirchner tuvo muchos acuerdos con Putin.
– Cristina no tiene ni acuerdos ni principios. Ella tiene intereses, y así como su marido junto con el hijo robaron todo lo que robaron, no digo que ella robó pero estuvo presente durante todo ese tiempo. No tiene ningún escrúpulo. Pero los límites se los pone la gente con su voto. Y esperemos que en algún momento la ley.

– ¿Si gana Macri, la relación entre Israel y Argentina va a cambiar?
– No solo con Argentina, va a cambiar con todo el mundo. Estamos afuera del mundo.

– En Argentina hay mucha inmigración de distintos países. Muchos inmigrantes de la República Dominicana y de Haití me dicen que hay problemas de racismo. ¿Cuál es tu opinión?
– Hay xenofobia y discriminación, fundamentalmente más con latinoamericanos: bolivianos, paraguayos, peruanos, puede ser dominicanos también, pero no por un tema racial, creo que es más porque ocupan lugares de trabajo que los argentinos nativos creen que les corresponden a ellos. Yo particularmente creo que no es así, pero la Argentina siempre tuvo un componente contradictorio: ser un país de inmigrantes y también un país que discrimina.

– Antes de las elecciones del 25 de octubre muchos pronosticaban que la diferencia entre Scioli y Macri iba a ser mucho mayor, sin embargo no fue así. ¿Porqué creés que pasó eso?
– Creo que la sorpresa fue la provincia de Buenos Aires, y nos sorprendió a todos. No todos creían que la gente iba a reaccionar. La gente cortó boleta y tomó una decisión. Y entre Aníbal Fernández que todavía tiene que responder ante la justicia por muchas causas, eligió a María Eugenia Vidal, que es una persona de bien. Eso achicó mucho la diferencia porque el distrito de la provincia es determinante. Y por otro lado creo que fue porque la mayoría quiere un cambio. Lo que hay que buscar ahora es terminar en paz. A mí lo que me preocupa es la paz.
Los kirchneristas no tienen ni principios ni escrúpulos. Y así como ahora están quemando intendencias, ocupando tierras, vaciando la economía en los lugares donde perdieron, yo espero que terminemos en paz el 22 de noviembre y sepan perder.

– Muchos tienen miedo de que en caso de vencer Macri pueden tener problemas con los kirchneristas, ya que van a perder todo. ¿ Pensás que si Macri gana las elecciones los kirchneristas van a resistirse?
–Yo pienso que hay muchos kirchneristas que cuando se les termine la caja van a volver a ser personas normales. Van a estar menos fanatizados porque mucho de los que dicen ideológicamente es nada más que una cuestión de interés. Los derechos adquiridos se van a respetar. La diferencia que tenemos es que el kirchnerismo engañó a todos diciéndoles que lo que tienen es lo máximo que pueden tener, y lo que nosotros decimos que no es lo máximo sino lo mínimo que pueden tener. Cuando la gente viva mejor se va a olvidar del kirchnerismo. Acá nadie va a perder nada, ni siquiera los kirchneristas.

– ¿Y los de la Cámpora?
– Lo que va a perder La Cámpora es la posibilidad de robar. Eso no lo van a poder hacer más. Ni tomar al Estado como si fuera propio. Pero eso es lógico. Van a perder las elecciones, se van a tener que ir. Y muchos de los nombramientos se van a revisar, lo que la ley permita hacer se va a tratar de hacer cumplir y se va a remover a todos los que se abusaron del Estado.

Deja un comentario