El PRO y Yo

No soy PRO, no milito en el PRO, jamás se acercó un dirigente o funcionario del PRO interesado por todo nuestro intenso trabajo llevado a cabo durante tantos años y en suma, nada me ha unido nunca al PRO.

Las diferencias del que suscribe con el PRO no son sólo económicas sino, por sobre todo, culturales. No viene al caso enumerarlas ahora, puesto que eso ya lo hemos dicho hasta el hartazgo tanto en los libros, las conferencias, las apariciones en los medios y fundamentalmente, desde estas líneas semanales que compartimos con el paciente y querido amigo lector.

A pesar de lo dicho y dado el escenario electoral en ciernes: no votar por el PRO este domingo es directa o indirectamente votar por el imbécil de Daniel Scioli, al otorgarle de este modo la chance de que este le saque a Macri 10 puntos de ventaja y así, allanarle su triunfo en primera vuelta.

Cualquier voto dirigido por un antikirchnerista a Sergio Massa, Margarita Stolbizer, Adolfo Rodríguez Saa o incluso el hecho de votar en blanco, constituye un precioso regalo que será agradecido con todo entusiasmo por el Frente Para la Victoria

En conclusión: o votas a Macri aunque no te enamore o sos funcional y culpable de que la delincuencia kirchnerista se siga eternizando en el poder estatal.

Las cosas están voto a voto y no hay ningún margen como para andar divagando con lirismos tales como “votar con el corazón”. Por otra parte, no crea que nadie en su sano juicio siento una corazonada seria por alguno de los restantes candidatos “opositores” en danza…

¿Cómo conseguir el libro Nicolás Márquez “Perón, el fetiche de las masas. Biografía de un dictador”?. Clickeando acá.

Deja un comentario