#18M Dos meses es…, ¿demasiado mucho o demasiado poco?

18 de marzo, han pasado dos meses desde el asesinato de Alberto Nisman y yo estuve en la marcha de la memoria. La información sobre  la Marcha del “18M” estuvo fuertemente publicada en Facebook. Muchas personas han declarado que iban a ir a ella. La idea general era nuevamente reunirse para otra marcha, si la investigación de asesinato comenzara a quedarse estancada. La decisión sobre esta acción fue tomada inmediatamente después de la gran marcha del 18 de febrero.

Imaginen mi sorpresa cuando llegué al lugar de la reunión en Plaza de Mayo, y encontré allí un par de personas! Los que vinieron también fueron claramente sorprendidos por el número de personas que se habían reunido, para recordar a las autoridades que están a la espera de la restauración de la ley y la justicia, investigación transparente, y el enjuiciamiento de los culpables. Trajeron y sacaron una gran pancarta y esperaron a los demás. Al principio pensé que el resto de unos miles de personas, que tan ardientemente nos dicen en Facebook que sin duda tomarán acción en esto, aunque tarde lo harán. Pasó media hora y nadie apareció. Durante este tiempo todos los que vinimos tomamos fotos, nos conocimos y dialogamos.

Las personas que vinieron a compartir me agradaron mucho. Sin embargo, en este artículo me gustaría hacer un llamamiento a toda la “oposición del sofá” de Argentina y de otros países.

Todos tenemos nuestras cosas. Todos somos gente ocupada. Alguien estudia, alguien trabaja, y así sucesivamente. Yo, por ejemplo, además de trabajar estoy tres horas al día en el gimnasio, y también leo muchos libros y subo material a mi propio sitio web. Pero esta no es la razón para el rechazo de la actividad social. Cuando la oposición trata de la acción en la que él quería participar, sin una buena razón para esto, es muy malo. 

En primer lugar, es malo para la situación política del país. Todos piensan para sí mismos: “¿Qué hay de malo si no voy? Igualmente habrá miles de personas más”. Como resultado llegan sólo decenas de personas que no se reflejan en “lo que será”, simplemente vinieron.

En segundo lugar, este enfoque es malo para la oposición. No les deja una oportunidad para una victoria política – ¿cómo podemos luchar por sus derechos políticos, sin salir de casa? Y, además, este enfoque elimina la disciplina interna, sin la cual no puede haber una política normal.

Espero que todos los miembros de la oposición comprendan el valor de la responsabilidad personal y la necesidad de unirse para una acción conjunta.

Kitty Sanders

Deja un comentario