EL GOBIERNO ¿PEOR QUE LA MAFIA?

EL GOBIERNO ¿PEOR QUE LA MAFIA?
Sí, PORQUE ES COERCITIVO, MONOPÓLICO Y SE DECLARA “LEGAL”.
Ya tenemos un monopolio. El gobierno. Y es el peor monopolio concebible. Porque se adjudica la “legalidad” santificada por el voto. Y persigue y prohibe toda competencia con sus leyes (impuestas e inmorales) y sus armas, y la declara “ilegal”, por eso mismo el gobierno es insanablemente ineficiente. El gobierno es peor que cualquier mafia porque una mafia no se adjudica la legalidad y siempre puede tener que competir con otras mafias.

Nos han adoctrinado en la creencia que la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Eso es un absoluto disparate. Es falso. La democracia es un gran fraude, es simplemente un grupo de tipos rigiendo las vidas de otros a través de impuestos, leyes y regulaciones que no han sido consentidas NI ACORDADAS por sus súbditos (ciudadanos), y mucho menos por sus descendientes ni los súbditos por nacer: las generaciones futuras. (No existe tal cosa como el “contrato social”, es un fraude, si no es voluntario, si no es un acuerdo, NO ES UN CONTRATO. PUNTO. No existe tal cosa como un contrato “implícito”, un contrato “implicito” es una imposición, por lo tanto TAMPOCO ES UN CONTRATO. La Constitución NO ES UN CONTRATO, por lo tanto no obliga a ningún individuo a reconocerla como legítima, ni como vinculante).

El caos lo genera únicamente el gobierno con su intervención en el mercado y la economía, con sus “licencias” , “permisos”, “concesiones” y “licitaciones”, que generan monopolios coercitivos, que en una sociedad libre, de libre mercado sería imposible que pasara. Porque cualquier monopolio para absolutamente permanecer como tal, necesita medios de coerción para restringir toda competencia, y eso sólo lo puede lograr con la ayuda y la complicidad de un gobierno. Sin eso no tiene los medios coercitivos para mantenerse como monopolio y simplemente sería otra empresa más compitiendo con otras en un mercado libre, ya que no puede impedir que cualquiera compita con él.

El gobierno te roba y esclaviza todos los días, minuto a minuto, a través de los impuestos y las regulaciones en nombre del bien común, porque te enseñó que sin él vendría el caos. Eso es falso. Todo impuesto es robo y toda regulación es esclavitud. ¿Como puede un burócrata o un político quitarte el dinero sin tu consentimiento con la excusa que lo hace para “ayudarte a vivir mejor”? ¿Quién si no tú , sabe mejor que nadie qué tienes que hacer con tu dinero para TÚ vivir mejor?

El gobierno es un monopolio coercitivo. La democracia se basa en el sistema del voto (de una mayoría o de una minoría); la democracia no se diferencia de la monarquía o de una tiranía o dictadura en el sentido que es un grupo ejerciendo coerción y iniciación de la fuerza (gobernando, rigiendo) sobre otro grupo. Es el gobierno de los que tienen influencia política sobre los que no la tienen. Es una total farsa. El gobierno como monopolio de la fuerza, la violencia y la coerción atrae a sus filas en un porcentaje muy alto (98% ??) a aquellos individuos que se identifican con el uso de la coerción, la violencia y la iniciación de la fuerza sobre los otros, los que producen. Los peores individuos, los sociópatas, los psicópatas, las personas con las personalidades más aberrantes son SIEMPRE los que integran los gobiernos y logran el poder sobre otros. Entonces siempre terminas gobernado por delincuentes, ladrones y criminales. Por saqueadores y parásitos. El gobierno no produce NADA, nunca. Todo lo que tiene es porque lo robó. Te lo robó a ti. Con la cándida e hipócrita excusa colectivista del “bien común” o de la “justicia social” o cualquier otro SOFISMA por el estilo.

El gobierno dice que lo hace para proveer servicios esenciales que monopoliza o sobre los que ejerce diversos grados de intervención: seguridad, justicia, educación, salud, servicios “públicos”, emisión de moneda (siempre sin valor intrínseco, o sea papel pintado sin ningún respaldo, lo que se da en llamar moneda “fiat”). Con nada de eso cumple, simplemente tienes que mirar a tu alrededor y ver lo que pasa. Todos, reitero, todos los servicios provistos por el gobierno pueden ser provistos por empresas privadas compitiendo unas con otras en una sociedad libre, de libre mercado, en donde su supervivencia está en función exclusiva de la calidad de sus servicios o productos, y sus precios competitivos (determinados por el mercado, NO por el estado). En una sociedad libre todo individuo es libre de elegir si contratar un servicio o no, cuándo contratarlo, y con quién contratarlo.

El principio que hace funcionar a una sociedad libre es el principio de no agresión, esto significa que nadie puede ejercer coerción ni iniciación de la fuerza sobre otro. Nadie (ni un hombre ni un grupo de hombres, aunque se auto denominen gobierno) puede violar los derechos individuales de otro.

No hay ningún impedimento en que existan agencias o empresas privadas en competencia proveedoras de servicios como ser: agencias de arbitraje (tribunales privados), compañías de seguros, agencias de seguridad, empresas de salud, educación privada (diversa y especializada libremente), moneda privada con 100% de respaldo (emitida por entidades en competencia y la que puede ser intercambiada por su equivalente en oro en cualquier momento), los bancos no tendrían reservas fraccionarias, etc , etc. Todos estos servicios serían mucho más eficientes y baratos. Porque los productores solamente podrán ganarse la preferencia del cliente o consumidor por virtud de la competitividad y excelencia de sus productos o servicios, y de nada más. Nadie podría obligar a los individuos a tratar sólo con él en estos rubros u otros (como lo hace el gobierno).

En una sociedad libre la reputación es TODO. Un fraude o una violación o una agresión llevaría a la pérdida de la reputación y al ostracismo económico (boicot social espontáneo). Porque los demás individuos y las demás empresas se negarían a tratar con alguien o con alguna empresa que incurriera en fraude, incumplimientos, violaciones contractuales, violencia, o coerción.

Todo sería contractual, los contratos podrían ser asegurados por aseguradoras que se dediquen a asegurar contratos, y la falta de cumplimiento en cualquiera de estos contratos generaría la restitución inmediata por parte de la aseguradora para con el perjudicado, y esta aseguradora, a su vez, se haría cargo de cobrar las obligaciones de pago de reparaciones por parte de la entidad incumplidora y cada uno de sus integrantes (cosa que el gobierno no hace, porque los integrantes del gobierno gozan de inmunidad legal y tienen un monopolio, por eso se pueden permitir el lujo de incumplir con cualquier cosa. El “contrato social” es un fraude, no existe tal cosa).

Lejos de caos la sociedad libre de gobierno tendería permanentemente a la armonía y al equilibrio, porque esa es la naturaleza intrínseca del mercado, es ley natural, no se diferencia a la ley de gravedad (las leyes naturales no necesitan ser promulgadas ni pueden ser derogadas). Y nadie pagaría ningún impuesto (robo) ni estaría sujeto a ninguna regulación (esclavitud) ya que basaría todo en acuerdos voluntarios (y no obligatorios) por medio de los cuales las personas contratarían sólo los servicios que quisieran contratar (que serían baratos y eficientes por la ausencia de los impuestos y la competencia), y sólo los contratarían cuando les viniera en gana.

La gran falacia es creer que hace falta un gobierno para evitar el caos. Falso. El caos es únicamente producido por el gobierno (con su monopolio y sus impedimentos de competencia), que genera pobres, dependientes, parásitos que no producen, distorsiones en la economía, miseria, muerte, y no proporciona ninguno de los servicios que monopolicamente promete proporcionar y que encima no es castigado (ni las entidades gubernamentales ni sus integrantes en forma personal) por fallar en hacerlo.

Es el gobierno contra el individuo (Herbert Spencer, Tannehill, Rothbard, Rand, Hayek, Mises, Hoppe, Huerta de Soto, Bastiat, Spooner, Molyneux, etc., etc., ) Es lo colectivo contra el individuo.

La real utopía es esta sociedad que nos toca vivir, porque no puede funcionar de ninguna manera. Lo que hay es la democracia misma: ESTO es democracia pura. El gobierno/estado no puede sujetarse, no puede mantenerse chico, no puede dejar de crecer como un cáncer maligno, no puede no ser coercitivo, no puede no ser violento, no puede dejar la iniciación de la fuerza, no puede dejar de violar derechos individuales todos los días, todas las horas, cada minuto, porque si no, no sería un “gobierno”; es su naturaleza misma. Es como el cuento del escorpión y la rana.

El gobierno no está para protegernos a nosotros los individuos (o los “ciudadanos”, que en realidad son sus súbditos). El gobierno sólo se protege a sí mismo y a sus parásitos integrantes (los políticos profesionales, los políticos de carrera, los políticos de “raza”, los políticos) quienes no producen NADA y lo roban y saquean TODO.

Los sistemas de educación gubernamental (que incluso se imponen en as escuelas privadas), nos han educado en la creencia de que el gobierno es un mal necesario. Pues no lo es en absoluto. Nosotros sabemos mejor que ellos cómo conducir nuestras propias vidas. No necesitamos que un político o un burócrata nos diga cómo vivir nuestras vidas. Nosotros podemos hacerlo mucho mejor que ellos. No necesitamos mantener parásitos y ladrones vitalicios. El falso que sin el gobierno sobrevendría el caos. Esa es la religión que te inculca la enseñanza gubernamental para lavarte el cerebro, demonizando el libre mercado, la libertad económica, la libertad comercial, la libertad individual y la libertad en cualquiera de sus manifestaciones.

El gobierno le teme al mercado, el gobierno es el enemigo del mercado, porque el mercado es mucho mejor, mucho más efectivo y eficiente (el mercado es parte de la LEY NATURAL), y es la gran amenaza que ve el gobierno y sus saqueadores, por eso lo demoniza.
Te aclaro que la palabra anarquía sólo significa “ausencia de gobierno”, no caos. El gobierno/estado te ha adoctrinado que sin él sobrevendría el caos, por eso hemos aprendido a asociar anarquía con caos. No son sinónimos, no están vinculados y es falso lo que te enseña el gobierno. No necesitamos ser “gobernados”, “regidos”, “dominados” por otros hombres. (Si los hombres realmente necesitaran ser gobernados, ¿quién gobernaría a los gobernantes, ya que ellos también son hombres?).

Llámalo como quieras: sociedad de laissez-faire, libertarismo de mercado, anarquía de libre mercado, ancap, sociedad libre…

Es ésta la única libertad posible, y para que sea posible tan sólo hace falta que SEPAS que es posible. Y una utopía es justamente lo que NO ES, porque es racional y posible. Mientras que el sistema democrático/republicano sí es una utopía, porque simplemente no tiene ninguna posibilidad de funcionar sin violar derechos individuales (que son derechos humanos, porque no existen derechos no-humanos) y porque como el gobierno/estado no produce nada sólo le queda seguir subiendo impuestos y seguir agregando leyes y regulaciones, y seguir robando hasta que no queden productores a quienes robarles para mantener parásitos (los políticos y todos los no-productores de la sociedad que viven a expensas del gobierno), entonces el sistema se desmorona como puedes ver claramente alrededor de ti. Y esto es inexorable, no sólo aquí, sino para cualquiera de las sociedades democráticas: Estados Unidos ya va en esta misma dirección y Europa también. Por idénticas causas. La respuesta es la libertad, el principio de no agresión (PNA) y la supremacía de los derechos individuales inalienables y absolutos. La respuesta es siempre: la libertad. Es el individuo contra lo colectivo.

Deja un comentario