¡Gracias, Colombia!

Hoy quiero hablar con ustedes sobre un tema. Pero primero quiero citarles una frase, que no me puedo sacar de la cabeza. No es una cita de un gran filósofo, sino de un colombiano, Alejandro Jaramillo de 35 años. Esta cita tocó mi corazón.

“No quiero enseñar a mis hijos que TODO puede ser perdonado”

Esta cita se refiere a “Impacto en Colombia”. Que el “No” ganó el plebiscito, y se cayó el acuerdo de paz con las FARC. Colombia, ha logrado una votación histórica por la paz con los terroristas de ultra izquierda FARC, quienes durante décadas mantuvieron al país en el miedo, mataron a cientos de miles de personas y privaron de viviendas a millones de familias.

ivan-marquez-chavez

FARC disfrutaba del apoyo de Cuba y Venezuela, por razones obvias, y es que estos estados controlan la mayor parte de las organizaciones de ultra-izquierdas en la región. Hace pocos años atrás, la prensa mundial exhibió una foto donde Hugo Chávez abrazó a Iván Márquez, un funcionario superior de los terroristas de izquierda colombianos. También Cuba en todas las formas presionó este acuerdo, e incluso las conversaciones oficiales entre las autoridades colombianas y los terroristas detenidos en La Habana, donde las FARC “se sienten seguros”. El interés de Cuba es comprensible: desde el tiempo de la revolución, fue la vanguardia del régimen soviético en América Latina, tras de ella pasó todo el dinero y supervisó la situación en América Latina. Es obvio, que ahora Cuba quiere recuperar su influencia.

A partir de Colombia la firma de este acuerdo de paz fue presionada por el actual presidente Santos, quien ha hecho una transformación asombrosa. Anteriormente, cuando el poder estaba en manos de Alvaro Uribe, fue Ministro de Defensa de Colombia, y era conocido como un “halcón”. Santos denunció FARC y otros grupos de izquierda, condenó a los terroristas, llamó a luchar contra ellos hasta la victoria total y, en la general, fueron al mismo vector “irreconciliable” como Uribe. Después de haber ganado la confianza del presidente y de la nación, Santos fue elegido presidente en 2010. Tomó un poco de tiempo – y la retórica ha cambiado radicalmente. Inicio una conversación sobre la paz y las concesiones para Venezuela que casi escupió en la cara de Colombia, que oculta en sus territorios a cientos de combatientes, humillar la dignidad nacional de Colombia y financian directamente a los terroristas de la FARC. Santos lo soportó. Uribe dijo que él estaba equivocado. Y es allí donde entonces se ha comenzado a hablar respecto del discurso sobre la paz.

Lo curioso es que han comenzado hablar sobre la paz cuando los terroristas comenzaron a perder: Es bien sabido que en el período 2008 – 2010 los comunistas tuvieron una serie de importantes derrotas. Los grandes jefes militares comenzaron a entregarse voluntariamente a las autoridades colombianas – por ejemplo, una comunista conocida como Karina (Ávila Moreno) quien se rindió en el año 2008. Era necesario poner un apretón solo un poco más, y en el período 2014 – 2015 el país habrìa llegado al mundo sin las FARC. Pero Santos se desvió hacia el otro lado.

Part-MVD-Mvd6759996-1-1-0

¿Qué ha pasado? Muchos colombianos dicen que Santos está muy atraído, más aún, ama el dinero de la droga, la narco política (similar a la que conduce Evo Morales en Bolivia). Otros – que es un comunista secreto. No quiero presentar ningún cargo y no creo que sea un comunista. En general, no creo que Santos tenga convicciones. Por lo tanto, supongo que simplemente no es un hombre de principios, que está fuertemente atraído por la perspectiva de pasar a la historia como un “pacificador”.

Para esto título está dispuesto a obligar a la nación a que se olvide de la sangre y el sufrimiento, está listo para legalizar a los asesinos y terroristas, está dispuesto a abandonar los criterios claros de bueno y malo, y él es aún listo para ir en contra del referéndum. En realidad, ya se ha ido en contra, diciendo que una tregua con los terroristas continuarán, a pesar de los resultados de la votación.

Sr. Santos, ¿qué camino habrás de tomar? La historia conoce muchos casos cuando el líder populista, diciendo que él es un servidor del pueblo, se negó a llevar a cabo la voluntad de la nación, en cuanto está en contradicción con sus propios deseos. La mayoría de estos líderes terminan muy mal. Especialmente si se complementa por la incapacidad de llevar a cabo la voluntad del pueblo, han coquetearon con el diablo. ¿Y de qué otra manera se puede llamar a la fuerza que mata y secuestra a las personas, dejando a los niños huérfanos sin padres y madres, destruyendo sus casas familiares y dejando a la nación sin esperanza?

3

Por supuesto, en este contrato de la paz hay una gran cantidad de hermosas palabras. Los terroristas están “obligados” a abandonar la lucha armada, a entregar sus armas, detener el tráfico de drogas, y poco a poco formar un partido político. Dijeron que iban a pagar reparaciones a las víctimas del conflicto de sus propios fondos. El 27 de septiembre el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, conocido como Timoshenko, pidió perdón a las víctimas en nombre de su grupo terrorista.
¿Se supone que después de estas palabras las familias de las víctimas deben comenzar a sonreír y perdonarlo?
Y ¿qué pasa con aquellos que no pueden ni sonreír, ni perdonar? ¿Aquellos que han sido asesinados por los terroristas – por razón que el dueño de la tienda no pagó tributo a ellos, porque el agricultor no les dio su tierra, por la madre que guarda a su hija porque querían violarla?
Me gustaría hacerle esta pregunta a Timoshenko. También me gustaría preguntarle: “¿Asesino, usted todavía conserva la capacidad de soñar? ¿ Y el sueño de los que mataste? “. Pero la mayor parte de todo lo que me gustaría ver es que Timoshenko y toda su banda simplemente dejara de existir.

De hecho, incluso si deja las emociones, el propio contrato es simplemente ridículo. También es ridículo, como el gobierno de Estados Unidos que intenta pacificar Afganistán a través de “contratos con el ala moderada de los talibanes” y su transformación en un partido político. Usted sabe cuál fue el resultado? Ellos sólo empezaron a matar aún más, ya que el Talibán tomó el control de más territorio. Debido a que los que están hablando de una alianza con el mal en la esperanza de encontrar la paz y la seguridad, adquirirán solamente la guerra y aún peor dolor. ¿Por qué estoy tan segura?

Debido a que son las verdades conocidas por todos. Dale, no todos son muy conscientes de la ciencia política y la historia del terrorismo comunista, pero creo que todo el mundo ha leído la Biblia. Todo lo que dicen, era conocido en aquellos días. Permítanme recordarles las palabras del libro de Jeremías:

“Porque desde el menor hasta el mayor, todos ellos codician ganancias, y desde el profeta hasta el sacerdote, todos practican el engaño. Y curan a la ligera el quebranto de mi pueblo, diciendo: “Paz, paz, pero no hay paz.…” (Jeremias 6:13-14)

Así que sí, mis amigos. La tregua sólo conduciría a consecuencias peores, porque la paz no se presenta con las FARC. FARC no quiere la paz. FARC necesita poder. Al igual que los talibanes y el Estado Islámico. No habría pasado nada. Por otra parte, que las “iniciativas de paz” en Colombia han sido muchas, y todas ellos terminaron previsiblemente: la FARC violan a estos contractos, a través del matar o secuestrar personas.

Así que estaba muy satisfecho con la respuesta de la nación colombiana sobre la cuestión de la paz con las FARC. Esta respuesta es – NO.
NO a tregua falsa con los terroristas.
NO a la creación del partido de izquierda criminal y corrupto, que va a comprar toda las facciones con el dinero que hizo con la sangre de los colombianos y el terrorismo.
NO a la “paz” en el que las concesiones irán únicamente a cargo de las personas que respetan la ley, son la policía y los militares; mientras que las FARC continuarán chantajeando al “retorno a las viejas maneras”.
NO a Manuel Santos.

Gracias a Colombia!
Mientras que la “comunidad internacional” está mirando seriamente con cuales demonios del infierno celebraran un arreglo para derrotar al diablo, y discute cómo disponer de cómodos terroristas en sus territorios, un pequeño país de América Latina muestra la forma de pensar y de vivir. Colombia rechaza totalmente las tentaciones del infierno que se les ofrece del dulce cantor del comunismo que mató a cientos de miles de personas y que está listo de nuevo para poner al mundo en un enorme campo de concentración.

Durante el referéndum, uno de los colombianos dijo: “No quiero enseñar a mis hijos que todo puede ser perdonado”. El mundo entero debe recordar esta frase. Colombia, gracias por recordarnos lo que es correcto y lo que no lo es.

Deja un comentario