El 24/03 ya van a ver qué es La Cámpora…

La agrupación La Cámpora está preparándose, junto a otras organizaciones que fueron aliadas durante la Era K, para exhibir su fortaleza y demostrar que conservan capacidad de movilización. No está muy claro para qué sirve todo eso cuando fueron pésimos en la gestión del Estado y pierden, a diario, convocatoria dentro del Partido Justicialista. Sin embargo, para ellos la clave es demostrar que sin los contratos laborales en el sector público, conservan la adhesión de muchos jóvenes, y así desmentir que su vigor haya sido el de compartarse como oficina de búsqueda de personal.

Juan Cabandié, diputado nacional del FpV dialogó, con Pablo Duggan (AM 950 Belgrano), acerca de la actualidad de la kirchnerista agrupación La Cámpora. El periodista llevó bien la entrevista, y le preguntó todo lo que correspondía interrogar sin romper el diálogo. Él logró que Cabandié lanzara un desafío que sin duda le permitirá a la Administración Macri mantener la tensión kirchnerismo vs. antikirchnerismo, que por el momento le conviene: “La Cámpora no está en crisis. Vamos a ver el 24 de marzo, cuando todas las organizaciones vayamos a Plaza de Mayo. Ahí van a poder ver la cantidad de militantes que tiene La Cámpora y si funciona o no”.

Sin duda que el desafío que lanza La Cámpora, con fecha cierta, apunta no sólo a la Administración Macri sino también al Partido Justicialista. El kirchnerismo intenta mantener su lógica de que ganando la calle se conserva el poder, y agruparse en un lugar público estratégico tal como sería Plaza de Mayo, podrían sobrevivir a los malos presagios acerca de nuevos descuartizamientos políticos, pérdida de legisladores y de otros espacios, e insuflar una renovada mística a sus militantes.

Cabandié reforzó esa idea manifestando: “Es un momento complejo para el kirchnerismo a partir del momento que perdimos las elecciones pero La Cámpora no está en crisis. Perdimos por 2 puntos y estamos viendo como peronistas la posibilidad de volver a gobernar en 4 años”.

Es decir que Cabandié da por sentado que el kirchnerismo conservará el control del Partido Justicialista, o sea que permanecerá el Frente para la Victoria, un sello de goma electoral en el cual permaneció encapsulado el PJ durante 1 década, conviviendo con otros sectores kirchneristas no peronistas tal como es, por ejemplo, el partido Nuevo Encuentro. No es lo que opina la mayoría de los gobernadores y líderes peronistas con territorio propio. De hecho, Cabandié carece de territorio porque él es del distrito Ciudad de Buenos Aires, donde nunca pudo ganar La Cámpora/Frente para la Victoria.

La Cámpora es inventada por Néstor Kirchner (no por Máximo Kirchner) como un desafío a los liderazgos tradicionales del Partido Justicialista, en los que él no confiaba; pero luego, cuando en ocasión del largo conflicto agropecuario de 2008 comienza a perder el ‘control de la calle’ que le concedían los gremios (con Hugo Moyano a la cabeza) y los intendentes peronistas del GBA, y en especial luego de la derrota de 2009, Kirchner intenta recuperarse a partir de la agitación de los sectores juveniles que, supuestamente atizaba La Cámpora.

De todos modos, el asunto es muy enclenque por varios motivos:

> La Cámpora surgió al calor del Estado y el gasto público. Cabandié lo relativizó durante la entrevista pero es una realidad. El impacto negativo de la pérdida del Estado no es tan verificable en el corto plazo pero sí será explosivo en el mediano plazo, en especial si no detona la Administración Macri.

> La Cámpora es kirchnerismo con una presencia territorial bastante limitada, y siempre dependiente de lo que consigan los intendentes peronistas bonaerenses a los que visitó Máximo Kirchner para una eventual reunión con Cristina Fernández de Kirchner.

> La capacidad movilizatoria de La Cámpora fue devastada por el antikirchnerismo en sus grandes convocatorias de 2012 y 2015. La Cámpora recuperó la ilusión con la movilización de despedida de Cristina, el 09/12/2015 y es lo que desea repetir en marzo.

Cabandié negó que practiquen la oposición por la oposición misma: “Hay cosas que estamos a favor y hay cosas que tratamos de mejorar. Tenemos claro que somos una oposición responsable.” Duggan le respondió que le costaba aceptar la respuesta cuando el FpV ni siquiera asistió al acto institucional de jura del presidente Mauricio Macri, y entonces Cabandié justificó la decisión en un supuesto incumplimiento de Macri a Cristina Fernández de Kirchner sobre acuerdos alcanzados en aquella reunión en la Quinta de Olivos en la cual Macri dijo haberse sentido decepcionado por el resultado.

En verdad, La Cámpora apuesta mucho al conflicto social de marzo/abril, con las paritarias, tal como también lo espera la izquierda clasista y los movimientos sociales más conocidos. En ese contexto, Cabandié presentará un proyecto de ley, en las sesiones ordinarias del Congreso, para que los usuarios reciban los resúmenes bancarios en papel, siendo opcional el envío digital, un intento de recuperar el diálogo con sectores de Camioneros, probablemente ya que hoy día el tema es motivo de un conflicto entre el sindicato que orienta Pablo Moyano, hijo de Hugo Moyano, y el Banco Central y las entidades financieras y tarjetas de crédito.

Antes que llegue el 24/03, La Cámpora/FpV tendrá una disputa mucho más estratégica y decisiva para su futuro: las comisiones en la Cámara de Diputados. El jefe de bloque, Héctor Recalde, padre del camporista Mariano Recalde, ya le dijo a la Rock & Pop: “vamos a pedir que se respete la proporción de comisiones que corresponde a cada bloque porque nosotros seguimos siendo la primera minoría, por supuesto. El reglamento habla de los bloques, no de las alianzas o interbloques, como es el caso de Cambiemos. Los bloques son el Frente para la Victoria-PJ, la UCR, el PRO, UNA, etcétera”.

De acuerdo a la web de La Cámpora, el domingo 31/01, los militantes de La Cámpora en la Comuna 13, organizaron la 2da. mateada popular en la Plaza Mafalda, en el barrio porteño de Colegiales, con la presencia del diputado nacional Cabandié, quien habló de:
> Milagro Sala: “No es un hecho aislado sino un intento de disciplinamiento que tiene por objetivo dar un mensaje a los trabajadores, a los dirigentes gremiales y de distintos sectores políticos y al campo nacional y popular, que es: el que protesta puede correr el mismo destino que Milagro”;
> Darío Lopérfido, titular de Cultura en la Ciudad: “Al cuestionar el número de compañeros desaparecidos lo que él pretende es quitarle el estándar de política de Estado a la lucha por la justicia, la verdad y la memoria e intenta desprestigiar así a los organismos de Derecho Humanos. Esto es coincidente con el profundo pensamiento del actual Presidente quien hace no mucho habló del ‘curro de los derechos humanos’, que despidió a muchísimos trabajadores del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y que eliminó programas de protección a víctimas del terrorismo del Estado”.
> La tarea de La Cámpora: “El militante debe convencer, persuadir y concientizar a nuestros compatriotas sobre la pérdida de derechos. El objetivo principal de estos tiempos, que fue plasmado el 9 de diciembre en aquella hermosa plaza que quedará en la historia de la Argentina, es volver. Esa tarea requiere, como dijo Cristina, que cada ciudadano, que cada empoderado, comprenda que debe persuadir y concientizar. El macrismo quiere borrar los símbolos del peronismo, los símbolos de esta década, los símbolos de Cristina, la memoria de Néstor y los derechos adquiridos”.

COMMENTS

Deja un comentario