Mauricio Macri: Un Presidente de Acción

Pasó poco más de un mes desde que asumió Mauricio Macri como presidente de Argentina. Yo observaba atentamente las acciones presidenciales. Pensaba escribir un artículo general sobre las actividades de Macri, pero me encontré con una crítica proveniente de los círculos de izquierda (kirchneristas, trotskistas) y los liberales.
 
Francamente, no me sorprendió el ataque agresivo de los izquierdistas, porque Macri aplastó a su candidato en las elecciones, con una brillante victoria, después de que el aparato kirchnerista mantuviera durante doce años el aparato estatal y la maquinaria propagandística. Cristina y su gente pensaban que obtendrían la victoria, pero los argentinos han demostrado que no es fácil lavarles el cerebro e hicieron una elección independiente. Después de la victoria de Macri, los izquierdistas estaban furiosos. Hablaremos de eso más tarde.
 
No obstante, me llamaron la atención las críticas de los liberales. Y no por el hecho de la crítica en sí, ( por supuesto cualquier gobierno puede ser criticado constructivamente para no volverse engreído), pero lo que dicen los críticos liberales acerca de Macri, no es constructivo. Más bien parecen las maldiciones de soñadores que quieren estar en una sociedad ideal, contra los pragmáticos, que realmente funcionan, aunque entienden que están aún muy lejos de una sociedad perfecta.
 
Me gustaría analizar un par de los reclamos más frecuentes al presidente argentino.
 
1.- “Macri es populista”.- Como ustedes saben, el populismo es una política de promesas al público, en general, de una solución rápida y fácil a los acuciantes problemas sociales. El populista rara vez cumple sus promesas, su objetivo principal es el lavado de cerebros y satisfacer sus propios apetitos. En realidad, las promesas del populista son imposibles de realizar porque no son realistas. Por ejemplo, el presidente venezolano Maduro es populista. Él siempre prometió prosperidad a la nación, y sin embargo cuando el país se hundió más profundamente en el caos y la pobreza, le echó la culpa a todos los estadounidenses y colombianos (y más recientemente a Macri, por cierto). Esto es populismo. En el presidente argentino no se observó algo así. Prometió cancelar el CEPO y lo hizo a un ritmo fantástico. Prometió cancelar el memorando de Irán-Argentina, y lo hizo. Macri dijo que cambiará la política exterior del país a una más eficaz y ahora la Argentina transforma su amistad suicida con Venezuela y establece una relación con socios mucho más prometedores. El presidente habló sobre la lucha contra la corrupción kirchnerista y durante el último mes en este sentido realizó un trabajo duro. Macri dice poco y hace mucho.
Si éste es el populismo, ¿en qué forma debe actuar para no ser populista? ¿Tiene que llevar un manto de brujo y resolver todos los problemas en una hora, agitando su varita mágica?
 
2- “Macri y María Eugenia Vidal acaban de ganar puntos haciendo un show político”. Esta acusación fue oída muy a menudo en relación con el caso Lanatta. Los críticos manifestaron que Macri tuvo un “golpe de suerte” que le permitió atrapar a los criminales. Yo, por otro lado, quisiera decir una buenas palabras a la Policía Argentina. Dios sabe, que todos la criticaron y que rara vez recibe algún elogio. En el caso de Lanatta, la policía trabajó profesionalmente. Atrapar a los delincuentes en menos de dos semanas es un indicador de la profesionalidad. Créanme, muchas Policías Nacionales no logran tal tarea. La Policía europea trata de atrapar a los ciminales durante meses en países donde las calles están literalmente cubiertas con cámaras de video. Y en esta ocasión, en el caso Lanatta no me queda muy claro ¿dónde está el show político? La policía capturó rápidamente a los fugitivos (una parte de ellos) sobre esto escribió la prensa…pero ¿dónde está el show del presidente?
 
He vivido en muchos países, bajo el gobierno de muchos presidentes y tengo algo para comparar. Definitivamente puedo decir que durante las elecciones y durante este mes como presidente Macri mostró su mejor cara. Este es uno de los mejores presidentes que he visto. Me tocó vivir en Rusia bajo dos presidentes radicalmente opuestos; tuve la oportunidad de observar el trabajo de algunos de los líderes de Europa del Este; he vivido en Chile bajo Bachelet y Piñera, y en Brasil bajo Dilma. La mayoría de ellos no se mostraron como eran, o lo que hicieron fue mucho peor. La mayoría de estos presidentes modernos tuvieron una terrible corrupción, convirtieron a sus países en grandes alimentadores de sus apetitos personales e hicieron insoportable la vida de sus poblaciones, a excepción de Piñera y Yeltsin.
Y casi ningún presidente que yo haya conocido pudo demostrar ser tan eficaz como Macri en su tiempo trabajado. Esta es una rara ocasión donde no veo qué se puede criticar al líder del estado. ¿El populismo? ¿Puntos políticos? ¡¿Hablas en serio?!
Escucha: ¡ha hecho en el último mes más de lo que el presidente promedio hace durante un año!
 
Observé su eficiencia mucho tiempo atrás, cuando era jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y fui uno de los primeros periodistas que lanzaron información sobre Macri en idioma ruso. Me impresionó como un político muy racional, sensato, pro-liberal y pragmático. Hoy en dia, él confirmó mis expectativas.
 
Por supuesto, no hablo mal de los críticos, si les gusta criticar, ¡que lo critiquen! Pero recuerden que para cambiar a un país lo mejor son las acciones, no las palabras. Y Macri actúa. Pregúntate a ti mismo: ¿serías capaz de hacer en un mes todo lo que él hizo?
 
Kitty Sanders

Deja un comentario