Twitter encendió la batalla entre capitalistas y anticapitalistas

Con la etiqueta #ResistCapitalism (Resistan el Capitalismo) usuarios anticapitalistas de la red social Twitter le declararon la guerra a esta ideología el sábado 25 de abril; pero sus defensores no se hicieron esperar y bombardearon las redes sociales contra el socialismo y el comunismo. Hoy se reavivó el fuego con los festejos del Día del Trabajador.

El hashtag, que ocupó el puesto 7 en las tendencias mundiales y llegó a estar tercero en Estados Unidos, fue creado por el usuario anónimo @resistcapitalism quien propuso a sus seguidores una batalla virtual y mundial contra el capitalismo a través de Twitter.

“El 25 de abril de 2015, vamos a tuitear usando #ResistCapitalism para expresar nuestro deseo de que se ponga fin a este modo genocida de producción. Queremos una nueva y mejor”, anticiparon.

Al comienzo, los primeros tuits parecerían ser íntegramente defensores del socialismo. “Resistimos porque sabemos que hay un camino mejor”, manifestaba uno de los primeros mensajes en salir de la cuenta convocante.

El usuario @jackherer20 dijo que la esclavitud era demasiado valiosa como para que los capitalistas la abolieran: “Las prisiones son plantaciones modernas”.

“Si debemos matar, que sea al Capitalismo…Protega a las personas, no a las ganancias”.

Además, @JRehling un influyente usuario —más de 32 mil seguidores— manifestó que la reacción contra esta movida social exponía “la inseguridad de la derecha con respecto a su fin de la historia”.

“Resistí al Capitalismo por que robar comida es ilegal pero dejar que alguien muera de hambre cuando tienes un local lleno de comida es legal.”

La crítica mas irónica fue el hecho de que estaban tuiteando desde un teléfono inteligente, utilizando una herramienta capitalista para criticar al capitalismo. Pero frente a esto, @JRehling respondió que no es contradictorio pues “tampoco lo era usar las calles del Zar para protestar contra él”.

Por su parte, Tony Smith, profesor de Filosofía de la Universidad Estatal de Iowa, dijo, en un texto compartido por esta red social, que a pesar de que las percepciones populares asocian a la innovación tecnológica con los emprendedores privados, eso no es así en las regiones líderes de la economía global. “Los costos [de la innovación] son socializados”, sostuvo.

“No es ninguna sorpresa que la línea de gran éxito de Apple de los productos —iPads, iPhones y iPods— incorporan doce innovaciones clave. Todas (…) fueron desarrolladas por los proyectos de investigación y desarrollo financiados con fondos públicos”, precisó Smith.

Para él, ha sido la activa intervención estatal —y no las dinámicas del mercado— lo que ha impulsado el cambio tecnológico.

La ironía como motor de crítica

Las respuestas capitalistas no tardaron en aparecer. El arquitecto @NatShupe, quien se autodefine como un constitucionalista, invita a los que apoyan la moción anticapitalista que vayan a Venezuela y que seguramente vayan a terminar en una de las filas para poder comprar comida.

“Cuando necesita culpar a alguien por sus propios fracasos, resiste al Capitalismo.”

El tuit de Occupy Wall Street (en contra de los mercados financieros) que decía que “las pistolas no matan gente, el capitalismo mata gente”, recibió una respuesta del usuario Sooper quien ironizo que las 200 millones de víctimas del comunismo no pueden retuitear (reenviar) el mensaje.

“El Capitalismo incrementó masivamente la expectativa de vida, redujo la mortalidad infantil”.

Por su parte, otro seguidor de Twitter escribió con sarcasmo que el papel higiénico esta sobrevalorado y que Venezuela ha llegado al ultimo escalón del socialismo, en relación a la escasez de este producto en el país sudamericano.

“Resistí al Capitalismo como hace Venezuela”.

En este sentido, David Boaz, vicepresidente ejecutivo del Instituto CATO de Estados Unidos, ironizó sobre la centralización de la planificación económica: “Pero lo que nunca he entendido es lo siguiente: ¿Por qué el papel higiénico? ¿Cuán difícil es hacer papel higiénico? Puedo entender que una economía socialista tenga problemas para producir coches decentes o computadoras. Pero, ¿papel higiénico? ¿Y el jabón? ¿Y los fósforos?”.

Finalmente, el libertario destacó la conocida frase que dice que si se practicara comunismo en el desierto del Sahara, habría escasez de arena. “[Y] Sin embargo, la escasez de papel parece un verdadero logro”.

Belén Marty, PanamPost.com

Deja un comentario