Contra-hegemonía 2: Los derechas y Los Medios de Comunicación

Uno de los errores más comunes de las derechas modernas es la eliminación de la actividad pública y la propaganda sobre su importancia. Ellos tienden a ignorar una de las ideas principales de la actualidad política: “El que gobierna los medios de comunicación rige la sociedad”. Esto es doblemente ridículo, como el fin de ganar a las derechas, que rara vez se involucran en el populismo barato, ya que sólo necesitan su propio segmento de los medios de comunicación para dominar por completo.

Las derechas creen en la realidad y en lo racional. Nuestros pensamientos sobre la política y la economía son incomprensiblemente aburridos para la multitud que sólo está interesada en la “felicidad para todo el mundo dentro de los próximos cinco años”. Estas personas, votantes irracionales que no gustan de las estadísticas, la economía, la sociología y la otra votación, “cosas de cerebritos” para la izquierda, comprado y pagado por consignas terriblemente ignorantes pero populares. Lo que hacen las derechas, que buscan “mal”, es decir, aburrido e incomprensible, en comparación con un demagogo izquierdista parloteando sobre los cerdos capitalistas de corporaciones que se benefician, quienes impiden el salto de la humanidad en el espacio, la inmortalidad y el paraíso con todos los gastos pagados en la tierra. Que todo esto no es realista, es tan obvio como irrelevante: a los jóvenes votantes, así como a los procedentes de los estratos más pobres, les gusta escuchar cómo alguien más tiene la culpa de sus problemas, cómo alguien coharta su creatividad, cómo otra persona detiene a la juventud en el camino a alcanzar su límite.

Por lo tanto, es imperativo que las derechas se embarquen en una campaña de iluminación, hagan planes sobre la edificación de las masas en las ideas del individualismo, la libertad personal, las responsabilidades y la economía de libre mercado. Para que una vez que el recuento de los votos populistas alcance una masa crítica, las cosas van a ir bastante mal para el país en su conjunto y para cada votante en particular.

Los derechistas deben no sólo “estar presentes” en los medios de comunicación, deben dominar, especialmente si el país es gobernado por los populistas que no ven nada malo en la corrupción, o silencian a sus oponentes (metafísicamente o simplemente físicamente). El chapuzón populista en los fondos estatales sirve para abastecer a sus aliados en los medios de comunicación; alternativamente, utilizan el dinero de sus partidarios extranjeros para el mismo propósito. Lo que consiguen es un lavado de cerebro con ideas socialistas y liberales de izquierda en toda regla. Es, por lo tanto, absolutamente vital que los conservadores y los liberales de derecha mantengan la capacidad para luchar contra este mal y decirle a los votantes la verdad: La exposición en el camino de las mentiras y manipulaciones de datos empleados por los izquierdistas sobre una base diaria.

Por desgracia, en mis conversaciones con las derechas de todo el mundo – desde Rusia a Argentina – estas verdades elementales se reunieron con la indiferencia o la incomprensión: eran incapaces de captar la idea de hacerse cargo de los medios de comunicación. Los argumentos de los políticos de la derecha y los empresarios contra la asociación con los medios de comunicación se puede dividir como sigue:

1. Yo soy empresario / político, me gusta hacer las cosas, yo no necesito hablar de lo que hago, y si dejar que la gente me juzgue por mis logros.

2. Sola la idea de incursión de las derechas en los medios de comunicación es aborrecible como cualquier agresión. Medios de supresión de la oposición, que está en contra de nuestros principios. La gente va a encontrarnos a nosotros como “ideológicamente agresivos”, y la propaganda populista de izquierda exacerba esta impresión.

3. Los medios de comunicación son para las chateadores. Ellos son poco profundas, su información no es confiable, su papel está sobrevalorado, no tienen ninguna influencia sobre el Estado. Un conservador con algo que decir debe escribir un libro o un artículo.

4. Las personas que votan por la izquierda no quieren votar por la derecha; no me digas que la mayoría de nuestro estado es ignorante.

Vamos a analizar cada uno de estos argumentos y mostrar cómo y porque están equivocados.

“Yo soy empresario / político, me gusta hacer las cosas, yo no necesito hablar de lo que hago, quiero dejar que la gente me juzgue por mis logros”

Un hombre es capaz de realizar un análisis más o menos objetivo – pero sólo en aquellas áreas en las que está bien informado. Es casi imposible para el espectador poco profesional evaluar las acciones de un político, especialmente uno que es parte de un vasto sistema que abarca cientos de otros políticos. Para ello habría que vigilar todos sus movimientos y su discurso, analizar las conexiones entre éstos y sus acciones, etc. Ningún hombre en su sano juicio pierde su tiempo en ésto, a menos que sea un periodista, un profesional de relaciones públicas, o un fan loco.

Seamos honestos. La mayoría de la gente guarda en su cabeza un modelo muy simplista de la política. La comprensión de la complejidad de las máquinas que ejecuta el estado – en el exterior y las políticas internas, las instituciones económicas, y así sucesivamente – está más allá de cualquier persona que no está haciendo de la ciencia política y los estudios de la economía nacional una profesión, o al menos una manía al invertir su tiempo en ello. Tales personas son pocos en número, y distantes entre sí. El resto obtiene la información – y sus ideas – de los medios de comunicación. Y cuando los medios de comunicación en un estado están dominados por la izquierda, las personas aprenderán que las malas derechas interfieren con los planes de dar todo a todos de manera gratuita Desde la educación y la medicina gratuita, para liberar a hoteles de cinco estrellas a las buenas izquierdas. Al principio se puede dudar de la propaganda populista, pero pronto los “culpa de los capitalistas y de los Estados Unidos” prevalecerán y se convertirán en norma. La primera afectada será la generación más joven, falta de experiencia de vida en la que apoyarse para rechazar esta basura; entonces, se deja llevar por los agitadores sindicales, y los trabajadores caerán. En ese momento el proceso se convertirá en casi imparable: los derechistas serán excluidos de la política. En cuanto a los empresarios que esperaban ser juzgados por sus obras, en su lugar recibirán el odio de la gente, las nacionalizaciones por parte del Estado, la pérdida de la propiedad, detenciones, y, en algunos casos extremos, daños físicos extrajudiciales. Pueden – sólo pueden – despertar para entonces; y será muy, muy tarde. La gente, influenciada por los izquierdistas, habrá hablado, y habrá dicho lo que suele hacer: robar y compartir. La minoría de las personas demasiado avergonzado para actuar en esta premisa deberá, sin embargo, esperar pasivamente a que la tormenta de mierda se acabe.

Este es el precio pagado por la grandilocuencia “noble” de no-agacharse-frente-a-la-propaganda.

“La idea de incursión de las derechas en los medios de comunicación es aborrecible como cualquier agresión. Medios de supresión de la oposición, que está en contra de nuestros principios. La gente nos va a encontrar a nosotros como “ideológicamente agresivos”, y la propaganda populista de izquierda exacerba esta impresión”

Esta declaración no es simplemente errónea; es raro – especialmente cuando siendo pronunciada por personas que, siendo partidarios del libre mercado, piensan sobre la competencia como la fuerza principal de los procesos sociales y económicos. La única explicación concebible es que no se ve a los medios de comunicación como un mercado. Sin embargo, puede ser un mercado un tanto peculiar, estando además sujeto a las leyes y objetivos sociológicos y económicos; los principales entre los que se destacan la sana competencia y el deseo de impulsar a los rivales a llevar a cabo sus objetivos, y a la conquista de un gran pedazo de él.

En cuanto a lo que los periodistas tendrán o no tendrán un día que dar bola … A ver, la cosa es que los medios de comunicación populistas pintarán a los conservadores y los liberales de derecha como monstruos, agresores, guerreros y así sucesivamente, en cualquier caso, incluso cuando tengan miedo de mostrarse en las calles. Los populistas necesitan un enemigo para distraer al público de darse cuenta de los fracasos de sus políticas (que siempre fallan, y más temprano que tarde). Cuando un hombre de izquierda o de un régimen fascista destierra o asesina a todos sus oponentes reales, comienza a inventar y luchar con los “enemigos del pueblo” imaginarios. Como ejemplo de cómo funciona ésto, se debe echar un vistazo a lo que sucedió después de que el dictador Chávez echo a todos los hombres de negocios de Venezuela y provocó un éxodo masivo de sus Judíos. ¿Con su cambio de retórica, puede finalmente dormir bien por la noche? No, en absoluto – Maduro sigue culpando a los derechas, los sionistas y los estadounidenses de todo lo que resulta malo en su país. El hecho de que ya no estan en la foto y no pueden interferir con sus políticas de locos no hace ninguna diferencia para él.

El problema es que alguien como Maduro no debería haber sido elegido. Él no debería tener el poder. En absoluto. Incluso si él lo quiere mucho personalmente . Los resultados de sus políticas son equivalentes a estragos de la guerra – el colapso económico, el analfabetismo total (lo que está viendo es especialmente divertido, como la forma en que declara la educación total), las relaciones exteriores inexistentes, la pobreza y la devastación general.

Para una persona que esté en poder de un país, son necesarios los medios de derechas que traerán la verdad a los votantes. No debe importar el bullicio de los populistas – es como que realmente pueden lograr cualquier cosa, así que vamos a ejercer su libertad de expresión. Eso sí, no dejar que nos afecte.

“Los medios de comunicación es para las chateadores. Ellos son poco profundos, su información no es confiable, su papel está sobrevalorado, no tienen ninguna influencia sobre el Estado. Un conservador con algo que decir debe escribir un libro o un artículo”

Los comunistas fueron derrotados en Rusia en 1996 gracias a un esfuerzo bien coordinado de empresarios y medios de comunicación liberales. Estos últimos financiados por los derechas y los liberales, quienes hicieron campaña abierta y eficaz para Yeltsin, imprimieron grandes cantidades de folletos anti-comunistas y artículos, programas de televisión preparados, y así sucesivamente.

Esto fue recibido con protestas furiosas por los izquierdistas de todo el mundo. Los derechistas ¿actúan en los medios de comunicación en contra de la izquierda? ¿¡Cómo se atreven!? ¡Deben darse la vuelta y retroceder!

Esa es la principal diferencia entre lo que las derechas e izquierdas quieren decir cuando hablan de la ley, la libertad y los derechos cívicos. Para las derechas, el delito contra la libertad de expresión es cualquier intento por parte del gobierno de cerrar la boca de la oposición. Para un populista, el delito contra la libertad de expresión es un argumento serio contra ellos o sus políticas. Es por eso que, por ejemplo, una de las primeras cosas que Putin, un populista y un dictador, hizo cuando llegó al poder, fue incapacitar a los dos hombres de negocios más influyentes en los medios – Berezovsky y Gusinsky.

Una visión más amplia de la situación nos enseña que todos los capitalistas en las sociedades racionales pueden defenderse asi mismos, sólo si existe una fuerza significativa para las ideas de derecha en los medios de comunicación. Los EE.UU. tienen su Fox News y un montón de otra prensa conservadora. Lo mismo ocurre en el Reino Unido y Canadá. El “milagro económico” de Chile se debió principalmente a los tecnócratas de derechas que dominan los medios de comunicación. En Singapur y Corea del Sur, los conservadores y los liberales de derecha son muy influyentes en los medios de comunicación también.

La función más importante de la prensa es procesar enormes cantidades de información que un hombre ordinario no puede estudiar, y entregársela a los votantes de forma clara y concisa. No se puede comparar un libro a un diario: el nuestro es el tiempo del no-tiempo, nuestra carrera es correr por todas partes, y esto incluye la digestión de hechos. Tiempo cuesta dinero – no muchas personas están dispuestas a gastar tanto en un libro que bien puede resultar aburrido.

Los medios de comunicación resuelven este problema para las personas que corren: se les dice lo que está pasando, se introduce a figuras políticas al público, debaten sus actividades – en pocas palabras, su función es la de intermediarios entre el público y sus líderes.

Los políticos de derecha y los empresarios carecen de dichos intermediarios para realizar esta función ultra-importante para ellos. Todas sus obras, cruciales vitales, pueden ser como nada, porque ellos van a perder a sus votantes y por lo tanto perder todo.

“Las personas que votan por la izquierda no quieren votar por la derecha; no me digas que la mayoría de nuestro estado es ignorante”

Este es un sesgo cognitivo conocido, una variación de la ilusión de la transparencia, y es el resultado de algo que se puede llamar una guetización de la mente. Las derechas – tecnócratas, los conservadores, los liberales de derecha, libertarios – tienden a vivir en su propio microcosmos. Tienden a formar ya sea pequeños grupos políticos cerrados a los extraños, o comunidades de investigación, asimismo en su mayoría, con límites a los de afuera, debido a las barreras de decoro intelectual o profesional. Echa un vistazo al gremialismo de Chile – es un buen ejemplo de ello: toda la actividad política de derecha se hace en pequeñas comunidades cerradas. El lado negativo de este atributo en la política de derechas es la formación de un gueto intelectual de las clases. Cada uno de estos grupos está formado por personas de una capacidad más o menos equivalente a lo cognitivo; y mientras trabajan juntos, forman una buena relación, incluso una especie de empatía; comienzan a entenderse unos a otros sin necesidad de explicaciones prolongadas. Por desgracia, esto no es en absoluto evidente para las personas afectadas por ella, por lo que se debe ampliar la expectativa de esta comprensión en el mundo exterior, a veces todo el estado. Honestamente creer que sus ideas serían igualmente comprensible para un colega y un hombre en la calle es un error.

Obviamente, esto es absurdo. Sin embargo, esta es la razón por la que los políticos de derecha no tratan de “darles de comer en cuchara al público”, y, la exageración de ella, ni explican nada, ni soportan los medios de comunicación que lo han hecho por ellos. Los votantes, a su vez, se ofenden con este “snobs elitistas” y cambian sus preferencias a los centristas “más democráticos” o incluso para los izquierdistas populistas.

De hecho, sólo puede haber una razón por la que la gente no vota a las derechas: si las derechas no hicieron llegar sus ideas a la gente. Cualquier excusa, cualquier desplazamiento de la culpa, son sólo eso – ni más, ni menos. Medios de comunicación, como por su nombre, son los que transmiten las ideas a la gente. Una cuenta de Facebook o Twitter no es suficiente como sustituto – no hay que asumir que las personas realizarán la acción de lectura de ellos.

La negativa a tratar con la prensa, para apoyar a los medios de comunicación, es equivalente a rendirse – y en esta guerra, en una arena política, la entrega es el suicidio.

Deja un comentario