Las FARC engendro del comunismo, nietas de las URSS

Las FARC engendro del comunismo, nietas de las URSS

Related Post

  • No related post.

El comunismo está fundamentado en la mentira, en el arte de edificar la misma y los efectos que suprimen las libertades tanto colectivas como las individuales. En su arte de mentir, trastornan la verdad histórica, ya que la verdad para el comunismo no debe ser plena sino que de ser necesario se debe transfigurar a la mentira la cual es un valor fundamental en los propósitos que persigue.

El marxismo, doctrina inspiradora para la gestación de grupos terroristas como las FARC, ha inyectado el ejercicio de fabricar mentiras correspondientes  al origen de los grupos terroristas como las FARC, organización de crimen organizado que representa la más alta peligrosidad en el planeta y funge como el mayor cartel de narcotráfico en el mundo. Sobre su origen, los marxistas, han expresado que las FARC, son una respuesta a la injusticia social y falta de garantías de la “opresión” de un Estado gobernado históricamente por una oligarquía excluyente con el movimiento social y otras alternativas de manifestación política y expresión democrática. Las FARC se presentan por sí mismas y por medio de sus estafetas en la legalidad, como una banda de humildes campesinos, que empuñaron las armas en defensa de las clases menos favorecidas y ante la falta de garantías de participación política para llegar al poder compitiendo. Todo ello es una falsa reconstrucción de los hechos históricos para purgar la verdadera  la imagen e intensión las FARC en cuanto a su génesis y su natural vocación criminal.

El establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Colombia y la URSS, no fueron nada fácil desde su comienzo en 1943, época de gran desconfianza por parte del Estado colombiano por lo que representaba la URSS en  el mundo y particularmente en nuestro país a través de su sucursal de operaciones (que no era una embajada propiamente, pero para efectos del plan bolchevique era lo mismo)como lo fue el PCC, el cual fue la incubadora de grupos terroristas para gestar una guerra civil. A mediados de 1948, luego de los terribles hechos del “Bogotazo”, hechos en los que la participación y aire de insurrección protagonizado por el PCC (URSS en Colombia) y de revoltosos como Fidel Castro que querían sabotear la Conferencia Panamericana en la que se fundó la OEA a través del Pacto de Bogotá, el gobierno del Presidente Mariano Ospina Pérez rompe relaciones diplomáticas con Moscú.

Para ilustrar, dejemos claro que las FARC son un engendro del Partido Comunista Colombiano -PCC-, el cual es el único partido comunista de América latina fecundado desde Moscú que tuvo total control hasta comienzos del siglo XXI, donde con una condición bicéfala, de partido en el marco de la legalidad y por otro lado un brazo armado criminal de las más aberrantes proporciones contra Colombia y la región. Precisamente fue ese nefasto PCC el encargado de acusar a Colombia como una “falsa democracia”. Sus relaciones con la URSS, siempre fueron estrechas y nunca se registró una ruptura. Sin duda alguna, el arquitecto en Colombia y el lacayo de la URSS en nuestro país, fue el detestable de Gilberto Vieira más conocido como “La Momia Vieira”.

El PCC,  vigente hasta nuestros días, nunca rechazó la noción de “dictadura del proletariado”, ni la democratización de apertura a esferas socialistas, como al menos en el papel lo hicieron otros de sus pares como el Partido Comunista Francés.  La interdependencia y cordón umbilical entre las el PCC y la URSS, es tal que el PCC apoyó de manera auténtica la invasión Soviética a Afganistán.

Es importante aclarar que el PCC sin el apoyo de la URSS nunca hubiera logrado llegar tan lejos en la gestación de grupos terroristas, pues nunca ha sido un partido de bases, ni representó la expresión de un movimiento obrero,  ni con un caudal electoral importante, eso ha quedado claro en los resultados electorales que han obtenido en las contiendas en las que han participado. Es por ello, que con resentimiento justifican la lucha armada por “falta de garantías electorales”. Las garantías las han tenido siempre, por algo han participado, pero el pueblo de Colombia en las urnas, no les ha respondido con un más de 2% de sufragios. Esa es su capacidad máxima electoral y el apoyo del pueblo que tienen las FARC. No son ni es más. Por ello, insertaron en sus estatutos, “la combinación de todas las formas de lucha”  , lo que le permitió engendra a las FARC y a otros temibles grupos terroristas, cuyos máximos dirigentes, eran enviados a la URSS a entrenamientos político-militares. Todo en  el marco de la Internacional Comunista, fundada por Lenin en 1919 para congregar y federar  a todas las Ultraizquierdas del planeta, ubicadas en pro de la dictadura del proletariado.

Desde entonces, bajo la misión del PCC cumpliendo los exhortos de Moscú, se fundaron las FARC a comienzos de la década de los 60, con el propósito de aplicar “la combinación de todas las formas de lucha” y contar con un brazo armado en la ilegalidad para provocar la dictadura del proletariado. Con el paso, las FARC encontraron dos teatros de operaciones y de formación fuera de Colombia: La Cuba de Fidel Castro (apoyada 100 % por la URSS en todos los sentidos) y la propia URSS.

A nuestros días, el PCC existe, con más poder bajo la infiltración y el registro de otras personerías jurídicas para disfrazarse, infectando la estructura del Estado. Su vínculo con Rusia, existe, pero con el Partido Comunista de ese país. La rotura de los rusos con el PCC y las FARC, sólo se dio en el mandato de Boris Yetlsin.

Concluimos afirmando  que es alta  la responsabilidad de la URSS en el conflicto armado y el flagelo del terrorismo que aún vive Colombia y la región, ya que escogieron una incubadora del terrorismo llamada PCC, a lo que hace a la URSS como los abuelos de las FARC y otros grupos terroristas en Latinoamérica.

Deja un comentario