Nisman y Nemtsov: dos países, dos destinos

Ni bien habían terminado las manifestaciones masivas por el asesinato de Alberto Nisman en Argentina, en Rusia ocurrió un asesinato político, muy similar al asesinato del fiscal Nisman. Fue asesinado un líder político de oposición Boris Nemtsov. Él era conocido por el hecho de que en los años 90 se convirtió en el gobernador más joven de Rusia con solo 32 años. Luego en 1997 se convirtió en ministro de Combustibles y Energía y en 1998 se desempeñó como Vice Presidente de la Duma de Estado.

Cuando en el año 2000 Putin llegó al poder, Nemtsov se retiró del gobierno, paso a desempeñarse en el sector privado y comenzó a organizar la oposición en Rusia. A partir del 2008 se convirtió en uno de los más grandes representantes de la oposición, a tal punto que en 2015 las autoridades lo consideraban sumamente peligroso y decidieron matarlo.

Nemtsov fue asesinado cerca del Kremlin. El lector debe entender que fue en el centro de seguridad de Moscú. Este es absolutamente un lugar fortificado, lleno de cámaras, policía, fuerzas de seguridad de la policía antidisturbios y el FSB. El asesinato de un político de la opositor en este lugar es una burla a la oposición, me imagino la sonrisa del tirano, diciendole a la oposición: “Bueno, yo maté a tu líder, y tú que puede hacer?”.

Del mismo modo, como en Argentina, donde después del asesinato de Nisman las autoridades afirmaron que era “un suicidio”; Putin dijo, que el asesinato Nemtsov era una provocación. Supuestamente lo mataron los Servicio de Inteligencia ucraniano o estadounidense para generar una reacción de la población contra el “líder de la nación”. Al mismo tiempo, los medios de Putin inmediatamente declararon que “Nemtsov era un político muy débil” y “que no necesitaba a nadie”. ¿Cómo, podía entonces su muerte “poner a la gente en contra de la Rusia de Putin”? – no está claro. Sin embargo, la esquizofrenia y las conductas enfrentadas a la lógica elemental se han vuelto comunes en la política rusa.

El bloqueo a las críticas opositoras es una de las demostraciones de los regímenes totalitarios y autoritarios y la historia demuestra que dichos regimenes están condenados a caer rápido. Los ciudadanos libres del mundo apoyaron a los argentinos cuando salieron a protestar contra el asesinato de Nisman. Espero que los ciudadanos libres de todo el mundo apoyen a la oposición de Rusia en su lucha contra el asesinato, la tortura, la violencia y el acoso de las autoridades.

Kitty Sanders, 2015

Deja un comentario