Narcosobrinos de Maduro confiesan que traficaron droga de las FARC

Los dos sobrinos del dirigente venezolano Nicolás Maduro se enfrentan a cargos por narcotráfico en Nueva York tras confesar haber contrabandeado 800 kilos de cocaína a Estados Unidos.

El caso amenaza con salpicar a altos cargos políticos en Venezuela, ya que los documentos presentados por los fiscales en la corte aportaron nuevos datos sobre la corrupción de la élite gobernante del país. La captura de los llamados “narcosobrinos” resuena en una Venezuela sitiada por protestas y hambre.

Según revelaron fiscales estadounidenses en documentos judiciales presentados el viernes 22 de julio, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas estaban en posesión de una cocaína de alta pureza proporcionada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando fueron detenidos en noviembre en Haití en una operación secreta coordinada por la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA).

Posteriormente fueron trasladados a Nueva York, donde permanecen encarcelados a la espera de un juicio por conspiración para contrabandear cocaína a Estados Unidos. Ambos se declaran inocentes.

La DEA envió agentes infiltrados a Caracas para citarse con los jóvenes. De hecho en la corte se presentaron imágenes de un vídeo secreto de estas reuniones, en las que se ve a Campo examinar un paquete de cocaína usando guantes de plástico, mientras Flores observa.

En estos encuentros, Campos supuestamente presume poseer varios Ferrari y de estar en “guerra” con Estados Unidos y con la oposición venezolana. También describe conexiones de alto nivel con el Gobierno, que facilitarían el paso de las drogas a través del aeropuerto internacional de Caracas y evitarían que el avión con el cargamento fuera seguido por las fuerzas del orden.

La primera versión de Campos atribuyó el envío de droga a Estados Unidos para conseguir fondos de cara a las pasadas elecciones parlamentarias. Sin embargo, lo desmintió durante las confesiones que se le tomaron en el avión que le conducía a Estados Unidos después del arresto.

“Yo sé que dije eso, pero en la realidad el dinero era para mí”, relató uno de los documentos presentados ante la corte.

El sobrino de Maduro aseguró tener problemas financieros, porque apenas ganaba US$800 a la semana con una flota de taxis que tenía en Panamá, según los documentos. También describió que fue desairado por su primo, Erick Malpica Flores, en aquel momento director de finanzas de la petrolera estatal PDVSA, en un plan para cobrar comisiones a los comercios que intentaban cobrar adeudos de la compañía.

En los últimos meses, la administración de Obama ha aumentado el control a los miembros de alto rango del ejército, policía y Gobierno de Venezuela por su papel en convertir al país en una importante zona del tránsito de drogas.

De hecho, varios funcionarios venezolanos, incluido un exministro de Defensa y jefe de inteligencia militar, han sido procesados o sancionados en Estados Unidos, y varios más están bajo investigación.

Fuentes: ABC, Diario Las Américas.

Deja un comentario