La incertidumbre y los medios

La palabra incertidumbre abarca una serie de emociones que incluye la falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud. En un mundo acelerado y focalizado en la productividad económica, la falta de tiempo es cotidiana. Acelerados y dependientes del estar “informados” los ciudadanos recurren al consumo de medios masivos. Entregados, confiando en que los medios tienen el deber moral de comunicar la realidad, perciben toda información que les sea suministrada, ciegamente.
Hoy en día los medios facilitan la acumulación de información mediante mensajes cuyo contenido es reiterativo, descontextualizado y poco informativos sobre las respuestas o causas de las situaciones de riesgo que presentan. Los lectores tienden a identificar con mayor facilidad los fenómenos capaces de generar riesgo o miedo, que entenderlos. Cuanto mayor sea el flujo de información, mayor es la incertidumbre, ante esto último surge la noción de riesgo. El riesgo es definido como: “información, conocimiento y previsión de que ocurra o se produzca algún daño o perjuicio; es la anticipación de una afectación que muy probablemente alterará la trayectoria de una situación dada”.
Es así como el lector se ve sumergido diariamente en un ambiente de confusión, resultado de las constantes manipulaciones discursivas de parte de los medios corporativos hegemónicos que bajo el cumplimiento de pautas dadas generalmente por sus relaciones con empresas nacionales e internacionales, buscan el beneficio del sector de su elección para sacar provecho social o político.
En su conjunto los medios contribuyen a crear una cultura de la incertidumbre ya que recurren una y otra vez a la utilización de recursos narrativos como (tono de voz alarmista, reiteración de imágenes impactantes, encabezados llamativos y reiterativos referentes al riesgo, etc.) que terminan generando y construyendo situaciones de inquietud, malestar, incertidumbre, las que, al ser percibida por los receptores, favorecen la creación de climas sociales complejos.
Es por esto que el lector argentino suele preferir temas de esparcimiento de interés por sobre las noticias de importancia. Con el avance de las tecnologías y las tendencias, cada día son más los lectores que optan por medios de comunicación independientes en formato virtual en busca de esclarecer su estado de confusión.
Martín Caparrós publicó una nota donde señaló que “cualquiera que haya perdido el tiempo mirando cuáles son las noticias más leídas de las webs de la mayoría de los grandes diarios sabe que el interés del público tiene que ver con chismes y famosos y dietas y exotismos y algún crimen”.

Deja un comentario